fbpx

Richard Mille

RM 52-05

Hace tiempo que el cantante y compositor Pharrell Williams luce los modelos de Richard Mille. Amigo de la casa, Richard Mille le propuso trabajar en un reloj que llevara su nombre: RM 52-05 Tourbillon Pharrell Williams. Para diseñarlo, Pharrell se inspiró en sus bellos recuerdos de la infancia. “Siempre me fascinó mirar al cielo. ¿Qué podría ser más inspirador que todo lo que siempre ha sido y lo que siempre será? El espacio está ante nuestros ojos para que lo veamos. Estaba ahí antes que la Tierra y el Sistema Solar. Seguirá ahí después de nosotros y nada tiene más sentido que eso. Cuando levanto la vista al cielo veo a Dios. Me siento parte de tantas otras partes de un todo. Es el alfa y el omega”, comenta emocionado el cantante. Para él su trabajo es subversivo porque busca cambiar el enfoque, salir de lo corriente, crear algo nuevo. Su deseo es aportar gracia al mundo a través de su música y ese mismo concepto es el que se traslada al modelo RM 52-05, un reloj que cambia el punto de mira y da un giro de 180°. Al observar la esfera del reloj podemos darnos cuenta de que lo que vemos a través de la inmensidad del espacio somos nosotros mismos. Se trata del planeta Tierra visto desde Marte, en un hermoso reflejo capturado en el casco de un astronauta.

Pharrell, que creció en Virginia Beach en tiempos de Star Trek, se emociona al ver este magnífico modelo terminado: “En todos los aspectos de mi trabajo, siempre busco algo distinto, algo nuevo. Trabajar con Richard Mille supuso para mí la oportunidad de ir allá donde nadie más ha estado antes, en este caso, Marte. Crear consiste en cambiar la perspectiva desde la que miramos las cosas, esa es realmente la única diferencia, y con RM 52-05 hemos observado Marte desde un ángulo distinto, un inesperado punto de vista en primera persona. Al hacerlo, rompimos moldes. Tenemos el mejor reloj del mundo; tenemos a Marte; y tenemos a un afroamericano de Virginia; todos ellos conectados”. Para realizar una pieza que estuviera a la altura del universo, los especialistas de Richard Mille utilizaron materiales de alta tecnología laboriosamente trabajados en miniatura. En esta obra maestra de la relojería trabajó un grabador, un esmaltador y un pintor. Además de la destacada tarea de arte, la pieza presenta innovaciones técnicas deslumbrantes.

El movimiento descansa sobre una platina equivalente a una lanzadera espacial. La misma está mecanizada a partir de titanio grado 5. A través de ella se aprecian los puentes esqueletizados, también de titanio grado 5 que evocan las plataformas de lanzamiento de los cohetes espaciales. El reloj tiene grandes incrustaciones de cristal de aventurina azul, también conocido como piedra de oro, que se utiliza para representar el espacio exterior y los confines del universo con todas sus estrellas. Este tipo de vidrio tiene un brillo especial que se debe a las inclusiones triangulares y hexagonales de cobre que posee su composición. El casco del astronauta está esculpido a partir de titanio grado 5 y posteriormente pintado a mano con pintura indestructible, una forma de remarcar la abrumadora atemporalidad. Para realizar el planeta rojo se utilizó oro rojo. Así, en primer plano se observa el impactante Valles Marineris. Esa enorme pared rocosa que se alza a 7 kilómetros por encima del paisaje marciano está grabada en la pieza con una destreza única. Para alcanzar su representación se realizaron múltiples cambios en el color del esmalte aplicado, lo cual fue una tarea muy compleja. Los degradados de naranja a rojo, y de azul a negro, se lograron al superponer capas y al aumentar el número de cocciones a 850°C. El casco del astronauta sobre el que se refleja esta magnífica obra de arte posee dos elementos de oro blanco que contienen un zafiro negro y dos diamantes. Ellos evocan los proyectores que iluminan nuestro entorno inmediato. El traje espacial está compuesto de titanio grado 5 y pintado de blanco mediante un aerógrafo. Las innovaciones de este bello reloj cósmico son numerosas. El cermet marrón combina la dureza de la cerámica con la ligereza del titanio. Esto conforma una matriz metálica de circonio asociada a una cerámica de alto rendimiento, lo que brinda al material su inigualable tono marrón de reflejos metálicos. El canto es de carbono TPT, material utilizado en el campo aeroespacial. El diseño de las agujas y los puentes del fondo del modelo son esqueletizadas para recordar las plataformas de lanzamiento de cohetes y los brazos de los satélites. Para lograr la corona se basaron en la estructura de la cápsula de un cohete. El caucho que la rodea tampoco es azaroso: esa parte luce el perfil distintivo del neumático de un rover marciano. Su movimiento tourbillon de cuerda manual garantiza una reserva de marcha de aproximadamente 42 horas. Así como las misiones espaciales son para una tripulación selecta de astronautas, el tourbillon RM 52-05 Pharrell Williams se limitará a treinta unidades.

 www.richardmille.com

More Stories
Photographers