fbpx

Happy Hearts

Chopard

La colección Happy Hearts de Choppard lanzó hermosas creaciones para las mujeres de gran corazón. Símbolo de la ternura, travieso, generoso, culto y alegre, el corazón despierta las más bellas imágenes. Por eso fue elegido por la Casa Chopard para transmitir los valores de agradecimiento y complicidad afectiva que despierta la mujer.

La responsable de la colección es Caroline Scheufele, quien desde mil novecientos ochenta, ha tenido un rol activo en la compañía. Copresidente de Chopard y Directora Artística, ella es la responsable de los relojes femeninos, pero también de la joyería. Desde el departamento de joyas de alta gama, Caroline es quien diseña y elige cada detalle de las preciosas colecciones. Además es responsable de la utilización de oro ético y de la producción sostenible. La idea de Caroline para Happy Hearts es que las joyas sean talismanes que acompañen a las mujeres en el día a día y en los grandes eventos. Por eso, cada pieza se inspira en mujeres de gran corazón, generosas y heroínas de la vida diaria. Esta delicada colección se ha convertido en un ícono: Los clásicos ramilletes de corazones para lucir sobre el cuello poseen piezas de colores provistos de diamantes móviles.

En esta oportunidad, Choppard desarrolló nuevos pendientes y colgantes de oro ético de 18 quilates, que también llevan nácar, ónice, diamantes, malaquita y piedra roja. Sobre ellos se disponen graciosamente, a modo de ramillete, corazones de nácar, malaquita o de pavé de diamantes en diferentes tamaños. El infaltable motivo que simboliza a la Casa Chopard y que en 1976 dio origen al concepto de Happy Diamonds es un corazón pequeño con un diamante móvil entre dos cristales de zafiro. Los colgantes danzan y con su movimiento evocan los latidos del corazón de la mujer. Simbolizan su alegría de vivir, su generosidad y sus emociones.

Esta encantadora pieza de joyería se ha creado en dos tamaños que sirven para utilizarse en elegantes cocktails, pero también durante el día. La colección también presenta pendientes de dos corazones. Enteramente realizados en oro rosa o blanco de 18 quilates, los corazones van unidos en un alegre paso a dos. El corazón cuyo centro posee un diamante móvil se posa sobre el lóbulo de la oreja, mientras que el segundo de mayor tamaño engastado de diamantes, de nácar, de ónice, de malaquita o con una piedra roja, se ubica bajo la oreja. Una sutil barrita de oro que se oculta tras el lóbulo de la oreja une a los corazones, y genera el efecto visual de que el corazón inferior flota. Además, esta versátil pieza le permite a las mujeres utilizar la parte del diamante móvil por sí sola.

De esa forma el aro se convierte en dos en uno y resume el espíritu que lleva la colección: lujosa pero ligera; colorida y discreta; fiel a su estilo. Happy Hearts también cuenta con los clásicos brazaletes de corazón en todas sus variantes de oro, nácar, ónice, diamantes, malaquita y piedra roja. Delicados collares portadores de corazones brillantes y relojes con corazones son otras deleitantes piezas que toda mujer querría llevar.

www.chopard.com

More Stories
SLS Puerto Madero